viernes, 15 de junio de 2012

A mi no se me da bien despedirme...


¿Sabeis cuando os queda solo una semana de curso y estáis locos por que se acabe? Pues bien, yo no quiero que acabe. Yo quiero seguir levantándome de mal humor por la mañana, porque luego se me quita cuando entro a la clase y veo a mis compañeros con la cara de zombie saludando con un movimiento de cabeza porque tienen tanto sueño que no quieren ni hablar. Yo quiero seguir viendo a las niñas cantando y bailando Burlesque en medio del aula o subidas en las sillas y las mesas durante los intercambios de clase. Yo quiero seguir riéndome de los comentarios en medio de las clases y si hace falta animar a cualquiera que llora porque las cosas no le salen como deberían o porque el examen le ha salido como una completa total y absoluta mierda, aunque en este ultimo caso siempre suelo ser yo. Quiero que cuando tengamos una hora libre, o dos, o tres, o seis acabemos en grupos unos jugando a las cartas o hablando o haciendo el tonto o incluso discutiendo. Como aquel día que intentaron copiar mi dibujo de Marylin Monroe y acabó siendo un monigote con pedientes de gitana. Quiero que me sigan pegando la letra de canciones de cantantes que ni siquiera me gustan, porque al final acabo siempre cantando con ellos. Quiero seguir viendo nuestras caras de poker cada vez que nos explican algo en física. Y sí, me encantaría volver a irme de viaje de fin de curso, porque echo de menos nuestro barquito y nuestras tonterías a altas horas de la noche.
¿Y todo esto por qué? Pues porque soy tonta y os quiero. Porque en nueve meses os he cogido más cariño que a mucha gente en 10 o 12 años. Porque el último día os abrazaré y no querré soltarme porque será un adiós.
Y a mi no se me da bien despedirme...